Aplaza tu evento, no lo canceles

Comparte este post

Llevamos ya varias semanas de confinamiento y todavía seguimos hablando de lo mismo: el coronavirus. Nos estamos volviendo expertos epidemiólogos, grandes estadistas y futuros ministros. Y obviamente todos seguimos preocupados porque esta situación está afectando a casi todos los sectores y en la mayoría de casos no podemos hacer nada para revertir la situación.

En el mundo de los eventos también estamos viviendo momentos de incertidumbre. Sin embargo, en nuestra industria no está todo perdido, ni mucho menos. Porque aunque actualmente esté casi todo parado, no hay motivos para cancelar eventos siempre que se puedan posponer. Con esta medida salimos ganando todos en el sector: agencias, anunciantes, proveedores… Y en cuanto todo vuelva a la normalidad se podrá reactivar la economía de un modo más rápido.

Agencias de Eventos Españolas Asociadas (AEVEA) lanzó una campaña en redes sociales hace unos días en la que participamos varias agencias de eventos en la que se alentaba a posponer eventos y no cancelarlos. El eslogan principal era el de #PospónNoCanceles y los mensajes que se lanzaban decían: “cancelar eventos no es una opción. Es algo que ni siquiera tú te puedes permitir” o “somos expertos en posponer todos nuestros eventos personales, ¿por qué no vamos a ser expertos en posponer nuestros eventos profesionales?”.

Como industria es nuestro deber conservar la calma y ver como evolucionan los acontecimientos. Ante la incertidumbre es mejor esperar y aplazar eventos, viajes, reuniones o cualquier otro tipo de acto, evitando desperdiciar las inversiones realizadas, pagar costes de cancelación y minimizando las consecuencias de la crisis.

En otros ámbitos como el mundo del deporte o de la música, muchas organizaciones han decidido posponer sus eventos en vez de cancelarlos. A nivel nacional tenemos los ejemplos de dos de los festivales de música más importantes del país, ya que tanto el Primavera Sound como el Viña Rock (entre muchos otros) han decido celebrar sus eventos varios meses más tarde que la fecha original. E internacionalmente podemos comentar los ejemplos de la Eurocopa de fútbol o las Olimpiadas, que tendrán que esperar al año que viene para realizarse.

En definitiva, es momento de mantener la calma y tomar soluciones sensatas. Esta situación no durará eternamente y muchas empresas ahí fuera ya han decido esperar a que el temporal amaine para sacar su evento adelante. Así que, como dicen en AEVEA, ¿por qué no vamos a posponer nuestros eventos profesionales si somos expertos en aplazar nuestros eventos personales?

Artículos destacados