Las texturas plateadas y de aluminio fueron el eje conceptual sobre el que trabajamos para transformar el stand en un entorno donde se podían realizar pruebas dinámicas de maquillaje y a su vez tomar un refresco o un zumo natural en un “lounge bar” moderno y atractivo.