El blanco como color referencia de la actividad y el “arriesgado” negro se combinan perfectamente para favorecer la notoriedad de los volúmenes que, a modo de prismas, cuentan con potentes baños de luz perimetrales que favorecen la intención minimalista de la exposición del producto.